Mapa anual de precipitaciones Olavarría 2018

Elaborado en base a los datos enviados a través de los grupos de lluvias ZC, refleja los registros obtenidos durante el año en el partido. Entrevistamos a Paulo Recavarren, quien dio su enfoque y sugerencias para el futuro.  




Había que elegir un título, y no nos quedó más remedio. Hubo que optar por uno frío, informativo, adaptado a las reglas básicas del periodismo. Pero si por nosotros fuera, el encabezado de esta nota diría lisa y llanamente "Gracias, gracias, gracias", porque eso refleja lo que sentimos y pensamos quienes hacemos ZonaCampo cada vez que elaboramos un mapa de lluvias. Con más razón, cuando se trata, nada menos, que de nuestro primer mapa anual.


ZonaCampo está on-line desde septiembre de 2017, y desde los inicios intentamos que nuestra propuesta sea abierta, interactiva, para lo cual aprovechamos las ventajas de plataformas como Facebook, Whatsapp y más recientemente Instagram. Uno de estos proyectos interactivos fue la elaboración de mapas de lluvias en base a los registros aportados por nuestros lectores, mediante los cuales contaran un herramienta on-line y con información en tiempo real (mediante lo compartido en los grupos tras cada lluvia) que les permitiera planificar viajes, trabajos, cuidar caminos, estar en contacto con vecinos. 


Al principio éramos pocos, pero con el correr de los meses el primer grupo de Whatsapp de lluvias llegó al límite máximo de los 256 miembros que permite la app, y en noviembre del año pasado tuvimos que abrir el segundo grupo, donde ya somos 94 miembros y día a día se van sumando más. Hoy, son alrededor de 150 los puntos de registro que se utilizan para generar los mapas mensuales.


Por eso, por todo el apoyo recibido, por la participación constante, cada vez que hacemos un mapa de lluvias nos sentimos agradecidos, ya que sin nuestros lectores no sería posible. Nos sentimos acompañados y estimulados para seguir trabajando, confiando en que el esfuerzo que hacemos para ser abiertos y creíbles, es lo que lleva a que nos manden sus registros y opiniones a través de nuestras redes.

( Hacé click en los enlaces para descargar el mapa completo en formato de IMAGEN o PDF )

Si querés bajar el mapa completo en PDF, hacé click acá

Si querés bajarlo en formato de IMAGEN, hacé click acá 



Ocasión especial, invitado especial


En esta ocasión tan particular, quisimos hacer una devolución extra a quienes nos siguen día a día y entrevistamos al ingeniero agrónomo Paulo Recavarren de INTA Olavarría, con una premisa muy sencilla: que viera el mapa y, desde su amplia experiencia como compilador y analista de información agropecuaria, nos expresara su primera impresión, enfoque y sugerencias para seguir mejorando.


"Un trabajo de este tipo tiene importancia desde muchos puntos de vista", indicó Recavarren. "Uno de ellos, es que el método de elaboración lleva a que todos los que colaboran se sientan parte, nos pasa a todos los que trabajamos en un equipo… cuando vemos que el aporte que hacemos se ve reflejado, nos dan ganas de seguir participando. En este caso, cuando un productor o técnico se ve como uno de esos 150 puntitos que figuran en los mapas, seguramente se siente parte, identificado, porque ya sea que su campo quedó en la franja de mínima o máxima, está viendo su realidad en un mapa en el que él mismo aportó los datos, y eso es muy importante", expresó el agrónomo como uno de los puntos centrales de su análisis.


Por otra parte, el integrante de INTA remarcó que la atomización de la información obtenida a través de la gran cantidad de puntos de registro, contribuye a la validación de lo vertido en el mapa, puesto que más allá de la utilidad práctica inmediata que pueda tener para un productor, veterinario, docente rural o cualquier persona que necesita transitar por el partido, se van sentando precedentes que permiten ser cruzados con otros trabajos.

"Las exigencias metodológicas dependen en gran medida del ámbito dónde se van a publicar los resultados, no es lo mismo el objetivo de servicio a la gente de campo que busca un medio como ZonaCampo, que lo que busca alguien para publicar un paper en inglés en la revista Nature. Claro que sería ideal tener todos los puntos de medición con los pluviómetros y una metodología estandarizados, pero si eso no se puede, desde mi punto de vista es preferible contar con 150 puntos donde las mediciones se tomen de la manera tradicional, que tener unas pocas estaciones repartidas por el partido, por más que cumplan con formalidades metodológicas", apuntó.


"Imaginate lo útil que podría ser cruzar este tipo de mapas con otros registros más formales, como uno de índice verde y una medición de crecimiento de pasto, por ejemplo, o con monitoreos posteriores a controles de plagas como tucura. También se puede utilizar en análisis relacionados a la situación de los caminos, su cuidado y mantenimiento. Y si se cuenta con información suficiente, se pueden cotejar lluvias con mapas de rendimiento de cultivos en diferentes puntos, y en cualquier época del año, ya que los informes que ustedes preparan también son mensuales. Un mapa de distribución de agua puede aportar un elemento más en un trabajo relacionado con la aparición de enfermedades, tanto en animales como en alguna casuística de la gente que vive en el campo. Otro fenómeno relacionado con el agua es la aparición o desaparición de determinadas malezas y plantas tóxicas, o beneficiosas, para los animales", agregó el profesional de INTA Olavarría. 


Paulo Recavarren consideró que, si bien las cuestiones metodológicas pueden no ser las ideales, la validación de los mapas de lluvias que publica ZonaCampo va de la mano de la cantidad de puntos de registro que se toman, y de la variedad de personas que colaboran aportando información. Enfatizó también el valor de la construcción colectiva y el sentimiento de participación que ello genera.



Respecto al análisis de fondo, Paulo Revarren aclaró que no se considera a sí mismo alguien especializado en meteorología, por lo que prefirió no profundizar demasiado. Sin embargo, expresó que el mapa deja entrever tendencias generales que se vienen viendo en cuanto a cambio climático, conocidas por todos quienes trabajan de una u otra manera en el tema.


"Todos sabemos que esto va en una dirección, con mayores temperaturas en el largo plazo. No creo que lo notemos tanto en las máximas, sino más bien en que vamos a tener cada vez más noches menos frescas, lo cual se ve en trabajos como el de Joaquín Armendano sobre estrés calórico, que van en ese sentido. En un mapa anual como este se ve la cantidad de lluvia total en el año, pero no la intensidad de los eventos, que es otra cosa que va a cambiar, y se ve mejor reflejada en los que elaboran mensualmente. Se espera que el milimetraje global se mantenga o aumente un poco, aunque con lluvias no tan distribuidas sino más concentradas y en eventos más intensos", agregó.


Lo que si refleja el mapa anual, indicó Recavarren, es que la diferencia entre las zonas de máxima y mínima llega ser de más de 300 milímetros, lo cual da cuenta también de la cada vez más difícil tarea de pronosticar el clima. Según el agrónomo, los pronósticos son cada vez más precisos, pero a la vez se van volviendo generalistas ya que se dan variaciones muy puntuales y localizadas, donde en un rango de 25Km puede llegar a haber una diferencia de 100 milímetros anuales. Esto da lugar a que, por ejemplo, un productor que maneje campo en dos o tres lugares distintos del partido, tenga que estar atento a estas variaciones porque en un campo va a tener una situación diferente al otro.


Finalmente, Paulo Recavarren enfatizó el valor social que representa la continuidad de un trabajo de este tipo, ya que se van detectando ciertas tendencias o patrones. Por ejemplo, la realidad de una persona que vive en la zona azul, de máximas precipitaciones, no es la misma que la de un productor o empleado que vive o trabaja en la zona roja. "Probablemente, el hijo del encargado de un campo donde por año llueven 300 milímetros más, asista menos a la escuela porque no lo pueden llevar, y esas son cosas a tener en cuenta", concluyó.


En cuanto a las sugerencias para mejorar en el futuro, nos recomendó seguir trabajando de esta manera, sosteniendo los registros y el intercambio con los productores, camioneros, técnicos, maestras rurales, y todos quienes hacen sus aportes a través de los grupos de lluvias, ya que, precisamente, la validación de la información contenida en los mapas de ZonaCampo se debe a la diversidad de personas que trabajamos para esto.



...

Si llegaste hasta acá, te invitamos a leer esta otra nota con algunos TESTIMONIOS de productores, técnicos y otros usuarios de los mapas.


Si querés bajar el mapa completo en PDF, hacé click acá

Si querés bajarlo en formato de IMAGEN, hacé click acá


“Ya no hablamos de distancias, sino de responsabil...
Respuesta a preguntas frecuentes sobre el nuevo Pl...
 

Mapa anual de precipitaciones Olavarría 2018

Elaborado en base a los datos enviados a través de los grupos de lluvias ZC, refleja los registros obtenidos durante el año en el partido. Entrevistamos a Paulo Recavarren, quien dio su enfoque y sugerencias para el futuro.  




Había que elegir un título, y no nos quedó más remedio. Hubo que optar por uno frío, informativo, adaptado a las reglas básicas del periodismo. Pero si por nosotros fuera, el encabezado de esta nota diría lisa y llanamente "Gracias, gracias, gracias", porque eso refleja lo que sentimos y pensamos quienes hacemos ZonaCampo cada vez que elaboramos un mapa de lluvias. Con más razón, cuando se trata, nada menos, que de nuestro primer mapa anual.


ZonaCampo está on-line desde septiembre de 2017, y desde los inicios intentamos que nuestra propuesta sea abierta, interactiva, para lo cual aprovechamos las ventajas de plataformas como Facebook, Whatsapp y más recientemente Instagram. Uno de estos proyectos interactivos fue la elaboración de mapas de lluvias en base a los registros aportados por nuestros lectores, mediante los cuales contaran un herramienta on-line y con información en tiempo real (mediante lo compartido en los grupos tras cada lluvia) que les permitiera planificar viajes, trabajos, cuidar caminos, estar en contacto con vecinos. 


Al principio éramos pocos, pero con el correr de los meses el primer grupo de Whatsapp de lluvias llegó al límite máximo de los 256 miembros que permite la app, y en noviembre del año pasado tuvimos que abrir el segundo grupo, donde ya somos 94 miembros y día a día se van sumando más. Hoy, son alrededor de 150 los puntos de registro que se utilizan para generar los mapas mensuales.


Por eso, por todo el apoyo recibido, por la participación constante, cada vez que hacemos un mapa de lluvias nos sentimos agradecidos, ya que sin nuestros lectores no sería posible. Nos sentimos acompañados y estimulados para seguir trabajando, confiando en que el esfuerzo que hacemos para ser abiertos y creíbles, es lo que lleva a que nos manden sus registros y opiniones a través de nuestras redes.

( Hacé click en los enlaces para descargar el mapa completo en formato de IMAGEN o PDF )

Si querés bajar el mapa completo en PDF, hacé click acá

Si querés bajarlo en formato de IMAGEN, hacé click acá 



Ocasión especial, invitado especial


En esta ocasión tan particular, quisimos hacer una devolución extra a quienes nos siguen día a día y entrevistamos al ingeniero agrónomo Paulo Recavarren de INTA Olavarría, con una premisa muy sencilla: que viera el mapa y, desde su amplia experiencia como compilador y analista de información agropecuaria, nos expresara su primera impresión, enfoque y sugerencias para seguir mejorando.


"Un trabajo de este tipo tiene importancia desde muchos puntos de vista", indicó Recavarren. "Uno de ellos, es que el método de elaboración lleva a que todos los que colaboran se sientan parte, nos pasa a todos los que trabajamos en un equipo… cuando vemos que el aporte que hacemos se ve reflejado, nos dan ganas de seguir participando. En este caso, cuando un productor o técnico se ve como uno de esos 150 puntitos que figuran en los mapas, seguramente se siente parte, identificado, porque ya sea que su campo quedó en la franja de mínima o máxima, está viendo su realidad en un mapa en el que él mismo aportó los datos, y eso es muy importante", expresó el agrónomo como uno de los puntos centrales de su análisis.


Por otra parte, el integrante de INTA remarcó que la atomización de la información obtenida a través de la gran cantidad de puntos de registro, contribuye a la validación de lo vertido en el mapa, puesto que más allá de la utilidad práctica inmediata que pueda tener para un productor, veterinario, docente rural o cualquier persona que necesita transitar por el partido, se van sentando precedentes que permiten ser cruzados con otros trabajos.

"Las exigencias metodológicas dependen en gran medida del ámbito dónde se van a publicar los resultados, no es lo mismo el objetivo de servicio a la gente de campo que busca un medio como ZonaCampo, que lo que busca alguien para publicar un paper en inglés en la revista Nature. Claro que sería ideal tener todos los puntos de medición con los pluviómetros y una metodología estandarizados, pero si eso no se puede, desde mi punto de vista es preferible contar con 150 puntos donde las mediciones se tomen de la manera tradicional, que tener unas pocas estaciones repartidas por el partido, por más que cumplan con formalidades metodológicas", apuntó.


"Imaginate lo útil que podría ser cruzar este tipo de mapas con otros registros más formales, como uno de índice verde y una medición de crecimiento de pasto, por ejemplo, o con monitoreos posteriores a controles de plagas como tucura. También se puede utilizar en análisis relacionados a la situación de los caminos, su cuidado y mantenimiento. Y si se cuenta con información suficiente, se pueden cotejar lluvias con mapas de rendimiento de cultivos en diferentes puntos, y en cualquier época del año, ya que los informes que ustedes preparan también son mensuales. Un mapa de distribución de agua puede aportar un elemento más en un trabajo relacionado con la aparición de enfermedades, tanto en animales como en alguna casuística de la gente que vive en el campo. Otro fenómeno relacionado con el agua es la aparición o desaparición de determinadas malezas y plantas tóxicas, o beneficiosas, para los animales", agregó el profesional de INTA Olavarría. 


Paulo Recavarren consideró que, si bien las cuestiones metodológicas pueden no ser las ideales, la validación de los mapas de lluvias que publica ZonaCampo va de la mano de la cantidad de puntos de registro que se toman, y de la variedad de personas que colaboran aportando información. Enfatizó también el valor de la construcción colectiva y el sentimiento de participación que ello genera.



Respecto al análisis de fondo, Paulo Revarren aclaró que no se considera a sí mismo alguien especializado en meteorología, por lo que prefirió no profundizar demasiado. Sin embargo, expresó que el mapa deja entrever tendencias generales que se vienen viendo en cuanto a cambio climático, conocidas por todos quienes trabajan de una u otra manera en el tema.


"Todos sabemos que esto va en una dirección, con mayores temperaturas en el largo plazo. No creo que lo notemos tanto en las máximas, sino más bien en que vamos a tener cada vez más noches menos frescas, lo cual se ve en trabajos como el de Joaquín Armendano sobre estrés calórico, que van en ese sentido. En un mapa anual como este se ve la cantidad de lluvia total en el año, pero no la intensidad de los eventos, que es otra cosa que va a cambiar, y se ve mejor reflejada en los que elaboran mensualmente. Se espera que el milimetraje global se mantenga o aumente un poco, aunque con lluvias no tan distribuidas sino más concentradas y en eventos más intensos", agregó.


Lo que si refleja el mapa anual, indicó Recavarren, es que la diferencia entre las zonas de máxima y mínima llega ser de más de 300 milímetros, lo cual da cuenta también de la cada vez más difícil tarea de pronosticar el clima. Según el agrónomo, los pronósticos son cada vez más precisos, pero a la vez se van volviendo generalistas ya que se dan variaciones muy puntuales y localizadas, donde en un rango de 25Km puede llegar a haber una diferencia de 100 milímetros anuales. Esto da lugar a que, por ejemplo, un productor que maneje campo en dos o tres lugares distintos del partido, tenga que estar atento a estas variaciones porque en un campo va a tener una situación diferente al otro.


Finalmente, Paulo Recavarren enfatizó el valor social que representa la continuidad de un trabajo de este tipo, ya que se van detectando ciertas tendencias o patrones. Por ejemplo, la realidad de una persona que vive en la zona azul, de máximas precipitaciones, no es la misma que la de un productor o empleado que vive o trabaja en la zona roja. "Probablemente, el hijo del encargado de un campo donde por año llueven 300 milímetros más, asista menos a la escuela porque no lo pueden llevar, y esas son cosas a tener en cuenta", concluyó.


En cuanto a las sugerencias para mejorar en el futuro, nos recomendó seguir trabajando de esta manera, sosteniendo los registros y el intercambio con los productores, camioneros, técnicos, maestras rurales, y todos quienes hacen sus aportes a través de los grupos de lluvias, ya que, precisamente, la validación de la información contenida en los mapas de ZonaCampo se debe a la diversidad de personas que trabajamos para esto.



...

Si llegaste hasta acá, te invitamos a leer esta otra nota con algunos TESTIMONIOS de productores, técnicos y otros usuarios de los mapas.


Si querés bajar el mapa completo en PDF, hacé click acá

Si querés bajarlo en formato de IMAGEN, hacé click acá


“Ya no hablamos de distancias, sino de responsabil...
Respuesta a preguntas frecuentes sobre el nuevo Pl...