Aviación agrícola, sus propuestas y números

Conversamos con Raúl Monferrer acerca de la creciente gama de opciones y la buena relación costo-beneficio del uso de aviones en agroaplicaciones y siembra aérea.  

Ya van quedando atrás los tiempos en que ver un avión pasando por un campo significaba que se estaba fumigando un cultivo para cosecha o un control de plagas. La aviación agrícola ha ido ampliando su abanico de propuestas y hoy son muchos los productores agrícolas y ganaderos que la eligen.


ZonaCampo conversó con Raúl Monferrer, de la empresa Aviación Agrícola Argentina, que tiene una base en el aeropuerto local, quien nos puso al tanto de las tareas que está realizando en esta época, nos pasó algunos números, y nos contó acerca de su nuevo emprendimiento, la metalúrgica RM Aeropartes, que fabrica piezas de avión.


"Actualmente se están realizando aplicaciones de fungicida de soja, insecticidas y fertilizantes en sojas ya con una altura considerable, lo cual se suma a la siembra aérea de pasturas, avenas, vicia y en general todo tipo de pasturas y verdeos sobre maíz, sorgos, girasol. Otras tareas son la aplicación de glifosato y 2,4D sobre pajonales, luego de lo cual se siembran pasturas o promociones de pasto para el invierno", explicó Monferrer.


"Estamos trabajando bastante porque cuando el productor evalúa los costos y los resultados, resulta muy beneficioso. Vemos mucha receptividad en la zona especialmente desde que tenemos la oficina acá, porque el avión es una herramienta muy importante para el campo, tanto como puede serlo un equipo terrestre, un tractor, una sembradora, con la diferencia de que no cualquier productor puede tenerla en su establecimiento, ni está capacitado para usarla por las habilitaciones necesarias y demás. Por eso, cuando se contrata un servicio aéreo necesariamente se trabaja con un equipo de varias personas que toman decisiones de manera mancomunada, desde el piloto hasta el equipo en tierra, herramientas muy revisadas y controladas por el estado, y por eso los resultados son generalmente muy buenos", agregó.


Monferrer remarcó que una empresa de aviación agrícola necesita cierta tecnología de base, ciertos seguros y habilitaciones que de por si implican que el nivel de precisión con el que se trabaja es alto, lo cual impacta favorablemente en la relación costo beneficio. Inlcusive, la tecnología satelital disponible hace que el propio productor pueda controlar en tiempo real lo que se está haciendo, integrándolo completamente en la toma de decisiones de lo que se hace en el campo. El otro punto fuerte del avión es la velocidad de trabajo, en pocas horas casi todas las tareas pueden terminarse, y además se pueden planificar con mayor precisión porque no hace falta piso, se puede trabajar enseguida después de una lluvia.


"Es cierto que hace falta brindar más información al productor, sobre todo en lo que hace a siembra, vemos buena receptividad pero todavía no se conoce lo suficiente. En cuanto a aplicaciones, se piensa que es algo caro cuando en realidad los números son sumamente ventajosos, y nos atrevemos a decir que la aplicación termina saliendo gratis. Por poner un ejemplo, al pisar una soja con un equipo terrestre se daña un mínimo de un 2% que hoy a un valor de la soja a u$s 490.- y a un rinde de solo 2.000 kilos el daño es de casi u$s 20, más el costo del equipo terrestre de unos u$s 5.- suman un total de U$s 25. Hoy la aplicación aérea de funguicida e insecticida tiene un costo de U$s 11.-, o sea que le estás ganando unos 14 que sirven para achicar el gasto y pagar parte del agroquímico elegido", enfatizó.


"Hoy contamos con tres equipos de aplicación autónomos, por un lado, y tenemos un equipo de siembra aérea con carros de carga con balanza para programar perfectamente las cargas dentro del avión, y la posibilidad del seguimiento on line en tiempo real al productor ver qué trabajo le estamos haciendo, por qué lugar hemos pasado y cuánta semilla usamos realmente", agregó.


La búsqueda de eficientizar procesos llevó a Monferrer a adaptar y generar sus propios accesorios y equipos, lo cual dio paso a una nueva empresa metalúrgica llamada RM Aeropartes, que fabrica partes de avión que se venden en diferentes puntos del país e incluso han comenzado a exportarse.


"Por ahora venimos trabajando con dos productos, sistema de ruedas de patín de cola y dispersores de sólidos. Si bien los productos están más directamente destinados a las empresas de aeroaplicación, también generamos mano de obra local para esa realización, ya que tenemos una visión desarrollista y queremos seguir aportando nuestro granito de arena a la generación de puestos de trabajo. Fabricamos algunas partes en Benito Juárez, otras en Córdoba y Tucumán, y ya hemos comenzado a exportar, todo lo cual lo vamos volcando en invertir en personal capacitado y nuevas herramientas", concluyó. 

ÚLTIMAS NOTICIAS

02 Febrero 2023
Volkswagen Amarok arrancó el año liderando el segmento y metiéndose en el podio general. Toyota Hilux y Ford Ranger completaron el top five. Entre las tres representaron 18 de cada 100 ventas....
02 Febrero 2023
Comparativo a seis años de promedios de lluvias del mes de enero en el centro de la provincia de Buenos Aires, en base a los datos aportados por la comunidad de ZonaCampo. Presentado por Asociación de Cooperativas Argentinas.  ...
02 Febrero 2023
La firma azuleña concretó su primer remate del año de haciendas a la balanza en la feria de la Sociedad Rural de Azul con los siguientes resultados obtenidos...
Caminos rurales: informe de la Mesa Agropecuaria d...
Otra vez la burra... a la soja
 

Aviación agrícola, sus propuestas y números

Conversamos con Raúl Monferrer acerca de la creciente gama de opciones y la buena relación costo-beneficio del uso de aviones en agroaplicaciones y siembra aérea.  

Ya van quedando atrás los tiempos en que ver un avión pasando por un campo significaba que se estaba fumigando un cultivo para cosecha o un control de plagas. La aviación agrícola ha ido ampliando su abanico de propuestas y hoy son muchos los productores agrícolas y ganaderos que la eligen.


ZonaCampo conversó con Raúl Monferrer, de la empresa Aviación Agrícola Argentina, que tiene una base en el aeropuerto local, quien nos puso al tanto de las tareas que está realizando en esta época, nos pasó algunos números, y nos contó acerca de su nuevo emprendimiento, la metalúrgica RM Aeropartes, que fabrica piezas de avión.


"Actualmente se están realizando aplicaciones de fungicida de soja, insecticidas y fertilizantes en sojas ya con una altura considerable, lo cual se suma a la siembra aérea de pasturas, avenas, vicia y en general todo tipo de pasturas y verdeos sobre maíz, sorgos, girasol. Otras tareas son la aplicación de glifosato y 2,4D sobre pajonales, luego de lo cual se siembran pasturas o promociones de pasto para el invierno", explicó Monferrer.


"Estamos trabajando bastante porque cuando el productor evalúa los costos y los resultados, resulta muy beneficioso. Vemos mucha receptividad en la zona especialmente desde que tenemos la oficina acá, porque el avión es una herramienta muy importante para el campo, tanto como puede serlo un equipo terrestre, un tractor, una sembradora, con la diferencia de que no cualquier productor puede tenerla en su establecimiento, ni está capacitado para usarla por las habilitaciones necesarias y demás. Por eso, cuando se contrata un servicio aéreo necesariamente se trabaja con un equipo de varias personas que toman decisiones de manera mancomunada, desde el piloto hasta el equipo en tierra, herramientas muy revisadas y controladas por el estado, y por eso los resultados son generalmente muy buenos", agregó.


Monferrer remarcó que una empresa de aviación agrícola necesita cierta tecnología de base, ciertos seguros y habilitaciones que de por si implican que el nivel de precisión con el que se trabaja es alto, lo cual impacta favorablemente en la relación costo beneficio. Inlcusive, la tecnología satelital disponible hace que el propio productor pueda controlar en tiempo real lo que se está haciendo, integrándolo completamente en la toma de decisiones de lo que se hace en el campo. El otro punto fuerte del avión es la velocidad de trabajo, en pocas horas casi todas las tareas pueden terminarse, y además se pueden planificar con mayor precisión porque no hace falta piso, se puede trabajar enseguida después de una lluvia.


"Es cierto que hace falta brindar más información al productor, sobre todo en lo que hace a siembra, vemos buena receptividad pero todavía no se conoce lo suficiente. En cuanto a aplicaciones, se piensa que es algo caro cuando en realidad los números son sumamente ventajosos, y nos atrevemos a decir que la aplicación termina saliendo gratis. Por poner un ejemplo, al pisar una soja con un equipo terrestre se daña un mínimo de un 2% que hoy a un valor de la soja a u$s 490.- y a un rinde de solo 2.000 kilos el daño es de casi u$s 20, más el costo del equipo terrestre de unos u$s 5.- suman un total de U$s 25. Hoy la aplicación aérea de funguicida e insecticida tiene un costo de U$s 11.-, o sea que le estás ganando unos 14 que sirven para achicar el gasto y pagar parte del agroquímico elegido", enfatizó.


"Hoy contamos con tres equipos de aplicación autónomos, por un lado, y tenemos un equipo de siembra aérea con carros de carga con balanza para programar perfectamente las cargas dentro del avión, y la posibilidad del seguimiento on line en tiempo real al productor ver qué trabajo le estamos haciendo, por qué lugar hemos pasado y cuánta semilla usamos realmente", agregó.


La búsqueda de eficientizar procesos llevó a Monferrer a adaptar y generar sus propios accesorios y equipos, lo cual dio paso a una nueva empresa metalúrgica llamada RM Aeropartes, que fabrica partes de avión que se venden en diferentes puntos del país e incluso han comenzado a exportarse.


"Por ahora venimos trabajando con dos productos, sistema de ruedas de patín de cola y dispersores de sólidos. Si bien los productos están más directamente destinados a las empresas de aeroaplicación, también generamos mano de obra local para esa realización, ya que tenemos una visión desarrollista y queremos seguir aportando nuestro granito de arena a la generación de puestos de trabajo. Fabricamos algunas partes en Benito Juárez, otras en Córdoba y Tucumán, y ya hemos comenzado a exportar, todo lo cual lo vamos volcando en invertir en personal capacitado y nuevas herramientas", concluyó. 

ÚLTIMAS NOTICIAS

02 Febrero 2023
Volkswagen Amarok arrancó el año liderando el segmento y metiéndose en el podio general. Toyota Hilux y Ford Ranger completaron el top five. Entre las tres representaron 18 de cada 100 ventas....
02 Febrero 2023
Comparativo a seis años de promedios de lluvias del mes de enero en el centro de la provincia de Buenos Aires, en base a los datos aportados por la comunidad de ZonaCampo. Presentado por Asociación de Cooperativas Argentinas.  ...
02 Febrero 2023
La firma azuleña concretó su primer remate del año de haciendas a la balanza en la feria de la Sociedad Rural de Azul con los siguientes resultados obtenidos...
Caminos rurales: informe de la Mesa Agropecuaria d...
Otra vez la burra... a la soja