InfoGen

Mujeres rurales separadas por los kilómetros, hermanadas por el arraigo

Ciclo de entrevistas de Luciana Pedernera sobre la vida y el rol de la mujer en el campo. Hoy: Nancy Suárez

Luciana Perdernera (ZonaCampo)


"Soy Nancy Suárez"

A Nancy hace tiempo que la vengo buscando, la conozco hace algunos años, la mamá de "Santi" un compañero de secundaria y "la profe" de folclore. Una mañana soleada, varios días atrás me respondió un mensaje dándome el ok para iniciar una entrevista, solo el inicio que quedara plasmado en las siguientes líneas.
Esposa de Leonardo con quien hace 15 años que eligió formar su familia, pero se conocen de toda la vida, mamá de Santiago, Julián y Amparito ama a su familia y se define como muy "madraza", hoy el calor de hogar está en una estancia de Urdampilleta, un pueblito de aproximadamente 3500 habitantes, toda su vida estuvo ligada a Espigas y zonas aledañas, por allí vivió durante mucho tiempo. Apegada sus padres define "ellos son fundamentales para mi" y fuertemente cree que de ellos heredo su amor por el folclore. 


¿Viviste siempre en el campo?
"Vivo en el campo desde que nací"


Los pájaros cantan y casi al unísono con su pensamiento emiten un sonido para asentir que desde que nació sus lazos reguardan grandes nudos de amor hacia el medio rural, su madre la cargo en brazos una mañana, días después marcho al campo, su nuevo hogar y de allí no se alejó más. 

Toda su infancia fue en el campo, hizo huellas al andar en la Escuela N° 5 del Paraje de San Bernardo y también dejo de su esencia en la Escuela 26 de la Estancia El Peludo en Gral. Alvear, más adelante junto con su adolescencia llego la secundaria un poquito de ella en Tapalque y otro tanto en Espigas. La vida en el campo es así, el empleado sabe que sus horas y días en cada establecimiento, serán uno más en su biografía con el correr de los días o los años.

"Para mí vivir en el campo es hermoso. No lo cambiaria. El campo es naturaleza por excelencia, es paz, calidad de vida".

Ella es una mujer rural que al igual que todas nuestras mujeres ama su lugar, el campo, lo defiende, lo siente, lo transita, lo ve y lo observa, lo escucha. Es una fiel compañera, no le teme a las tareas de grueso andar, porque aunque es ama de casa, ahí esta lista de punta en blanco, cuando su compañero la necesita, a veces hay que ayudar a alambrar, a esquilar alguna oveja o faenar y con los caballos, ni hablar, son su pasión y le encantan, eso se nota porque sus gestos y su cara la delatan. 

¿Su lugar en todo este universo campestre? La tierra. Sus manos buscan sentir la frescura y la satisfacción del contacto con lo más puro de la naturaleza, la tierra le da color a su jardín al dejar florecer cada rincón que fue sembrado con el sentir de cada momento en el que ella está allí, la tierra le da los frutos que se rehogan en las vertientes de su cocina, aunque se define poca cocinera, cree que su amor por la tierra fue heredado "creo que lo herede de mis abuelos que eran muy buenos quinteros".


Rezan las estrofas de Zamba de amor y vuelo:
"Te llevo por los caminos,
Como un abrojo prendido,
Prendido a mi caminar."


Allí marcha ella, Nancy, con el folclore como un himno nacional, bien grabado a su pecho, con mucho aroma a libertad lo profesa en cada rincón por donde va. Ese folclore que nació con nuestros originarios y se fue moldeando a través del tiempo con todas las culturas que hicieron historia en nuestra Argentina, ese mismo folclore que se reaviva año a año con las épocas de festivales, ese folclore que como dice la reconocida Tamara Castro en Zamba de amor y vuelo, la elegida por Nancy "Te llevo por los caminos, Como un abrojo prendido, Prendido a mi guitarrear"


¿Qué significa para vos el folclore?
"El folklore está en mi ADN"


Su padre tocaba la guitarra y cantaba folclores, creció viéndolo y así fue forjando el amor por lo que hoy lleva a su andar. Recuerda con mucho orgullo que las maestras siempre la hacían bailar para los actos escolares y así aprendió mucho, tiempo después perfecciono algunas técnicas con Andrea y Juan José Rivas.


En el año 2014 comenzó a dar clases en el Centro Educativo Para la Producción Total N°8 de Espigas, comenzó preparando tres parejas para el Fogón Familiar y ahora prepara a más de veinte "y cada vez son más los chicos que quieren aprender". Poco tiempo después, en el 2017 con más de cuarenta personas, llego la peña de Espigas que surgió desde la inquietud de los vecinos interesados en aprender, viendo también lo que ella enseñaba en el Cept. En el 2018 disminuyo la cantidad de asistentes y luego por razones económicas se suspendieron los ensayos hasta que se den las condiciones para poder trasladarse y reabrir la peña. Este año está intentando retomar a través de algunos contactos porque es su pasión y logro en ese trayecto formar un grupo muy lindo donde todos disfrutan de la música.


¿Qué es para vos ser una Mujer Rural?

"La mujer rural es la que disfruta de vivir en el campo, que es apasionada de lo natural sin lujos ni condiciones, que comparte las tareas con los hombres y lo disfruta. Yo soy muy feliz de ser una mujer rural." 

Cómo fue el cuidado de los animales incautados
Encuentro Nacional sobre enseñanza y aprendizaje d...

Artículos relacionados

 

InfoGen

Mujeres rurales separadas por los kilómetros, hermanadas por el arraigo

Ciclo de entrevistas de Luciana Pedernera sobre la vida y el rol de la mujer en el campo. Hoy: Nancy Suárez

Luciana Perdernera (ZonaCampo)


"Soy Nancy Suárez"

A Nancy hace tiempo que la vengo buscando, la conozco hace algunos años, la mamá de "Santi" un compañero de secundaria y "la profe" de folclore. Una mañana soleada, varios días atrás me respondió un mensaje dándome el ok para iniciar una entrevista, solo el inicio que quedara plasmado en las siguientes líneas.
Esposa de Leonardo con quien hace 15 años que eligió formar su familia, pero se conocen de toda la vida, mamá de Santiago, Julián y Amparito ama a su familia y se define como muy "madraza", hoy el calor de hogar está en una estancia de Urdampilleta, un pueblito de aproximadamente 3500 habitantes, toda su vida estuvo ligada a Espigas y zonas aledañas, por allí vivió durante mucho tiempo. Apegada sus padres define "ellos son fundamentales para mi" y fuertemente cree que de ellos heredo su amor por el folclore. 


¿Viviste siempre en el campo?
"Vivo en el campo desde que nací"


Los pájaros cantan y casi al unísono con su pensamiento emiten un sonido para asentir que desde que nació sus lazos reguardan grandes nudos de amor hacia el medio rural, su madre la cargo en brazos una mañana, días después marcho al campo, su nuevo hogar y de allí no se alejó más. 

Toda su infancia fue en el campo, hizo huellas al andar en la Escuela N° 5 del Paraje de San Bernardo y también dejo de su esencia en la Escuela 26 de la Estancia El Peludo en Gral. Alvear, más adelante junto con su adolescencia llego la secundaria un poquito de ella en Tapalque y otro tanto en Espigas. La vida en el campo es así, el empleado sabe que sus horas y días en cada establecimiento, serán uno más en su biografía con el correr de los días o los años.

"Para mí vivir en el campo es hermoso. No lo cambiaria. El campo es naturaleza por excelencia, es paz, calidad de vida".

Ella es una mujer rural que al igual que todas nuestras mujeres ama su lugar, el campo, lo defiende, lo siente, lo transita, lo ve y lo observa, lo escucha. Es una fiel compañera, no le teme a las tareas de grueso andar, porque aunque es ama de casa, ahí esta lista de punta en blanco, cuando su compañero la necesita, a veces hay que ayudar a alambrar, a esquilar alguna oveja o faenar y con los caballos, ni hablar, son su pasión y le encantan, eso se nota porque sus gestos y su cara la delatan. 

¿Su lugar en todo este universo campestre? La tierra. Sus manos buscan sentir la frescura y la satisfacción del contacto con lo más puro de la naturaleza, la tierra le da color a su jardín al dejar florecer cada rincón que fue sembrado con el sentir de cada momento en el que ella está allí, la tierra le da los frutos que se rehogan en las vertientes de su cocina, aunque se define poca cocinera, cree que su amor por la tierra fue heredado "creo que lo herede de mis abuelos que eran muy buenos quinteros".


Rezan las estrofas de Zamba de amor y vuelo:
"Te llevo por los caminos,
Como un abrojo prendido,
Prendido a mi caminar."


Allí marcha ella, Nancy, con el folclore como un himno nacional, bien grabado a su pecho, con mucho aroma a libertad lo profesa en cada rincón por donde va. Ese folclore que nació con nuestros originarios y se fue moldeando a través del tiempo con todas las culturas que hicieron historia en nuestra Argentina, ese mismo folclore que se reaviva año a año con las épocas de festivales, ese folclore que como dice la reconocida Tamara Castro en Zamba de amor y vuelo, la elegida por Nancy "Te llevo por los caminos, Como un abrojo prendido, Prendido a mi guitarrear"


¿Qué significa para vos el folclore?
"El folklore está en mi ADN"


Su padre tocaba la guitarra y cantaba folclores, creció viéndolo y así fue forjando el amor por lo que hoy lleva a su andar. Recuerda con mucho orgullo que las maestras siempre la hacían bailar para los actos escolares y así aprendió mucho, tiempo después perfecciono algunas técnicas con Andrea y Juan José Rivas.


En el año 2014 comenzó a dar clases en el Centro Educativo Para la Producción Total N°8 de Espigas, comenzó preparando tres parejas para el Fogón Familiar y ahora prepara a más de veinte "y cada vez son más los chicos que quieren aprender". Poco tiempo después, en el 2017 con más de cuarenta personas, llego la peña de Espigas que surgió desde la inquietud de los vecinos interesados en aprender, viendo también lo que ella enseñaba en el Cept. En el 2018 disminuyo la cantidad de asistentes y luego por razones económicas se suspendieron los ensayos hasta que se den las condiciones para poder trasladarse y reabrir la peña. Este año está intentando retomar a través de algunos contactos porque es su pasión y logro en ese trayecto formar un grupo muy lindo donde todos disfrutan de la música.


¿Qué es para vos ser una Mujer Rural?

"La mujer rural es la que disfruta de vivir en el campo, que es apasionada de lo natural sin lujos ni condiciones, que comparte las tareas con los hombres y lo disfruta. Yo soy muy feliz de ser una mujer rural." 

Cómo fue el cuidado de los animales incautados
Encuentro Nacional sobre enseñanza y aprendizaje d...

Artículos relacionados